Seguridad de la información, protección de los datos y falta de expertise en IT son algunos de los principales retos que atraviesan las organizaciones al adoptar modalidades de trabajo remoto. El modelo de Desktop as a Service (DaaS) permite enfrentar y superar estos desafíos.

Al proveer acceso seguro a escritorios, aplicaciones y recursos basados en la nube y previamente determinados en función de las necesidades de cada empresa, la solución protege los datos corporativos, facilitando la gestión de la información y garantizando su disponibilidad.

De qué se trata el modelo Desktop as a Service

El escritorio como servicio, o DaaS, es un modelo de cloud computing que consiste en la entrega de desktop virtuales personalizados, sencillos y seguros, adaptados a las necesidades de cada compañía.

Gracias a esta solución, las organizaciones pueden brindar a los colaboradores acceso a sus recursos de trabajo desde cualquier dispositivo que tenga conexión a internet (computadoras, laptops, tablets, smartphones), discriminando los permisos a las diferentes aplicaciones y datos de acuerdo al perfil de cada empleado.

En el Desktop as a Service, el proveedor del servicio cloud aloja la infraestructura, los recursos de red y el almacenamiento de los datos, a la vez que realiza las copias de seguridad y se encarga del mantenimiento y las actualizaciones y, en ocasiones, también de la seguridad de las aplicaciones.

Por su parte, las empresas que lo contratan determinan las aplicaciones específicas y los niveles de acceso a las mismas, según los perfiles de usuarios o grupos.

Impulsado por el aumento de las ofertas de trabajo remoto o híbrido, y la flexibilidad, escalabilidad y alta disponibilidad que ofrece este modelo, se calcula que el mercado de DaaS alcanzará los USD 3730 millones en 2030.

DaaS y teletrabajo: 5 desafíos que resuelve esta solución

Reducción de costos, mayor satisfacción de los empleados y posibilidad de contar con talento remoto son algunas de las ventajas que aporta el teletrabajo para las organizaciones.

Esto explica por qué, en la actualidad, alrededor del 16% de las empresas ya trabajan de manera 100% remota, el 12,7% de los empleados con horario full time hacen teletrabajo y el 28,2%, tiene un esquema de contratación híbrida.

Ahora bien, esta modalidad laboral no está exenta de desafíos, especialmente en lo que respecta a la seguridad de los datos y los dispositivos y la disponibilidad de la información.

La adaptación del modelo Desktop as a Service permite que las organizaciones enfrenten —con éxito—los retos que presenta el trabajo remoto.

Control limitado de la seguridad de los dispositivos y de la red

Cuando los empleados trabajan desde la oficina, el perímetro de la red y los dispositivos están bajo la supervisión de la organización.

Esta realidad cambia con el trabajo remoto. En esta modalidad, la empresa pierde el control sobre el perímetro lógico y físico, ya que los colaboradores pueden conectarse a través de cualquier tipo de red Wi-Fi, sea doméstica o pública.

El modelo DaaS conserva los datos y las aplicaciones en la nube, haciendo que la seguridad no dependa de los dispositivos o redes utilizados, ni tampoco de los empleados.

Al proteger los equipos y los activos de la organización de amenazas externas y fortalecer las defensas, permite sortear los obstáculos relacionados con el control limitado.

Falta de disponibilidad

Si un empleado remoto guarda datos únicamente en su dispositivo de trabajo y, por alguna razón (robo, pérdida, avería), el equipo deja de funcionar, la información almacenada en él desaparece o, lo que es peor, cae en las manos equivocadas.

A pesar de ser efectivas en las instalaciones empresariales, las soluciones tradicionales de disponibilidad y seguridad de los recursos no funcionan cuando las aplicaciones y los datos están distribuidos en los múltiples dispositivos que usan los diferentes colaboradores remotos.

Dado que DaaS guarda los datos y las aplicaciones en la nube —y no en los equipos de los trabajadores—, garantiza la disponibilidad de los recursos, así como la recuperación de los datos en caso de desastre.

Rendimiento limitado

Hace algunos años, cuando el trabajo remoto no estaba tan difundido, era habitual que las empresas gestionaran la disponibilidad de las aplicaciones y la seguridad de los registros a través del uso de VPN, o redes virtuales privadas.

Sin embargo, cuando la mayor parte de la plantilla trabaja de manera remota, esta solución se torna limitada, ya que no ofrece un alto rendimiento a escala, especialmente en lo que respecta a velocidad y agilidad operativas.

Desktop as a Service es un modelo cloud y, como tal, está pensado para proporcionar un rendimiento a escala con mínima latencia. Al utilizarla, los colaboradores pueden trabajar con la misma velocidad que disfrutan en la oficina, mientras que las organizaciones pueden escalar la capacidad y el almacenamiento bajo demanda, sin gastos adicionales.

Falta de expertise

En líneas generales, el personal IT está altamente capacitado para gestionar escritorios e infraestructuras de red en las sedes corporativas. Sin embargo, cuando los colaboradores no están dentro de sus oficinas, la cuestión se vuelve más compleja.

La gestión de escritorios virtuales requiere skills diferentes de los que se necesitan para administrar infraestructuras físicas. Esto hace que muchas empresas deban contratar expertos IT e invertir dinero en instalar y mantener recursos, situaciones que impactan negativamente sobre la rentabilidad.

Al ser un servicio gestionado por un proveedor cloud, DaaS elimina los gastos asociados al mantenimiento y la instalación y alivia la carga laboral del equipo IT, proporcionando acceso seguro a los datos y aplicaciones de la empresa.

Así, el departamento tecnológico puede concentrarse en ejecutar funciones estratégicas para el crecimiento del negocio.

Inconvenientes con el compliance

Cuando los empleados —y sus dispositivos—están distribuidos en diferentes partes del país o del mundo, es mucho más difícil garantizar la seguridad y la confidencialidad de los datos. En consecuencia, el cumplimiento de las regulaciones y normativas se convierte en un verdadero desafío.

Esta solución permite que los datos nunca salgan del perímetro de red de la organización, garantizando el compliance y evitando así multas, sanciones e inhabilitaciones que pueden perjudicar la imagen y las finanzas de las empresas.

El trabajo a distancia dejó de ser una excepción para convertirse en una modalidad cada vez más difundida. Si bien plantea diversos retos, la adopción de Desktop as a Service permite resolverlos. Te invitamos a implementar este modelo cloud en tu organización.